La universidad flotante, o por qué el internet es lo más!

 

Logo y lema de "La Universidad Flotante"

Logo y lema de “La Universidad Flotante”

¿No es internet el mejor invento de la historia? No intento apocar otros productos de la creatividad y el ingenio humanos. Sin embargo ¡Dioses! !Cómo no emocionarse al ver casi todas esas creaciones antiguas, y nuevas jugar, fusionarse, recrearse en la web y explotar en una galaxia de creatividad a un click de distancia!

Eso sonó increíblemente geek, lo admito, pero me es imposible no albergar tales pensamientos al ver propuestas creativas y, sobre todo, útiles, nobles y realmente importantes para el desarrollo de la mente humana en internet.

Se sabio, pues el mundo necesita más sabiduría, aconsejaba Neil Gaiman y, ¡oh yeah!, sí que hay material para el pensamiento en la web. Tan sólo con visitar Youtube, ya puede nuestra mente llenarse de las ideas de los pensadores más brillantes de la historia y de la actualidad. Un gato haciendo tonterías y fail compilations, no hacen daño de cuando en vez, pero más allá de los contenidos, las dinámicas globalizadoras que ha permitido la web han creado todo un nuevo mundo, y han logrado unir a más personas alrededor del mundoy democratizar ideas más que cualquier nacionalismo, religión o ideología en general. Eso me es lo más fascinante. La difusión de conocimiento, bienes, servicios o simplemente de creatividad ha logrado deshacerse de los intermediarios y sus intereses particulares, abriendo un espacio a la libertad de expresión y creación. Espacios que cada vez nos quedan menos.

Pero más allá de una apología geek a la world wide web, lo que motivó mi post fue encontrarme con una propuesta de mooc, muy interesante: The Floating University (La Universidad Flotante)

Michio Kaku en su conferencia "El universo en pocas palabras"

Michio Kaku en su conferencia “El universo en pocas palabras”

¿Qué es la universidad flotante? Es una iniciativa de educación en línea dirigida por la página Big Think (una web de difusión de conocimiento de la que les hablaré en otro post) y la Corporación Jack Parker (una gran inmobiliaria gringa) que inicialmente se ofreció en las universidades de Harvard, Yale y la Bard College, en Estados Unidos. Debido al tremendo éxito que tuvo, decidieron hacerlo accesible al mundo para así, en sus propias palabras, alterar el status quo, evolucionar la estructura de la educación superior, y democratizar el acceso a los mejores pensadores del mundo.

El curso se llama Great Big Ideas (algo así como ideas grandes y fabulosas –suena medio cursi en español, lo admito, pero no supe como traducirlo mejor-) y consta de doce conferencias introductorias sobre distintos temas del conocimiento como psicología, filosofía, historia, física, sociología, demografía, economía, política, lingüística, finanzas, medicina, arte y literatura; en pocas palabras, ¡de todo! Los videos son dinámicos, tienen animaciones, imágenes, gráficas, ideas clave etc., lo cual los aleja de la típica conferencia estática y aburrida. Son de muy fácil entendimiento, aún para público no especializado o sin conocimiento previo. Además, la página oficial de la Universidad Flotante complementa cada curso con lecturas recomendadas, preguntas para discusión, material adicional etc. No requiere registrarse, existe un currículo pero es flexible, y las conferencias son geniales.

Por otro lado, la filosofía integradora que motivó el proyecto me parece fascinante, y sobre todo, urgentemente necesaria en nuestro fragmentado mundo: Existe una creciente separación entre las ciencias exactas y las humanidades, a medida que se canaliza a las personas hacia nichos especializados. El curso de Ideas Grandes y fabulosas busca cambiar este paradigma, y enseñar a aprendices independientes las grandes ideas principales de cada campo, así como ayudarles a desarrollar las habilidades de pensamiento crítico para aplicar estas ideas en otras áreas de investigación. (…) Para tener éxito en el siglo XXI necesitarás hacer conexiones que no se han hecho, encontrar nuevas perspectivas para problemas de hace décadas, y desarrollar habilidades interdisciplinares para la resolución de problemas. Tomando el curso, aprenderás lo que los clásicos tenían que decir sobre la ética en la investigación médica, lo que los físicos pueden agregar al debate político sobre subsidios, y cómo las reflexiones sociológicas pueden mejorar la planeación económica y mucho mas. ¡Genial! Una aplicación real y práctica de los principios de la complejidad de Edgar Morin, uno de los autores que hacen parte de mi santísima trinidad del pensamiento (Junto a Carl Sagan y a Joseph Campbell), ¿cómo no enamorarse de un curso así?

Para antojarlos, les dejo la lista de conferencias en el orden sugerido por la Universidad Flotante, aunque no es necesario verlas en esa secuencia, ya que cada una en sí es tremendo viaje.

Joel Cohen en la primera conferencia sobre demografía.

Joel Cohen en la primera conferencia sobre demografía.

  1. Malthus Miffed: ¿Son las personas el problema, la solución, o ambas? Una introducción a la demografía y estudios de población a través de un análisis de la población mundial. Conferencia de Joen Cohen (Profesor de población en la Universidad Rockefeller, y biólogo matemático de la Universidad de Columbia)

 

  1. El universo en unas pocas palabras: la física de todo. Conferencia dada por Michio Kaku, profesor de física teórica en la City University of New York.
  1. ¿De la gente, por la gente, para la gente? El debate entre Rawls y Nozick como introducción a la filosofía política y económica. Conferencia dada por Tamar Gendler, presidenta del departamento de filosofía en la Universidad Yale, científica cognitiva.

 

  1. ¿Qué dijiste? La lingüística como ventana para entender el cerebro. Conferencia de Steven Pinker, psicólogo, científico cognitivo y lingüista en la universidad de Harvard.

 

  1. Al Calabozo sin cobrar los 200: Monopolios como una introducción a la economía. Conferencia de Saul Levmore, Profesor Distinguido de Derecho en la Universidad de Chicago.

 

  1. La psicología de todo: Lo que la compasión, el racismo y el sexo nos dicen sobre la naturaleza humana. Conferencia de Paul Bloom, psicólogo cognitivo de la universidad de Yale.

 

  1. Si eres tan libre, ¿Por qué sigues a los demás? La ciencia sociológica detrás de las redes sociales y la influencia social. Por Nicholas Christakis, profesor de sociología médica, medicina, y sociología en la Universidad de Harvard.
William Ackman hablando sobre finanzas  e inversión.

William Ackman hablando sobre finanzas e inversión.

 

  1. ¿Quién quiere ser billonario? Todo lo que necesitas saber sobre finanzas e inversión en menos de una hora. Por William Ackman, accionista activista y gerente de fondos de inversión.

 

  1. ¿Qué hay de nuevo, viejo? ¿En realidad está la investigación biomédica cerca de curar cualquier cosa? Conferencia de Douglas Melton, profesor de ciencias naturales en la Universidad de Harvard.

 

10. Arte ahora: estética a través de la música, la pintura, la arquitectura, el cine y más. Conferencia de Leon Botstein, director de orquesta y presidente del Bard College.

 

11. A hombros de gigantes: El valor esencial de una educación clásica. Onferencia de Jeffrey Brenzel, filósofo, y decano de admisiones a pregrado de la Universidad Yale.

 

12. La autoridad de las ideas: decodificando el ADN de la educación en búsqueda de conocimiento real. Por Lawrence Summers, Economista, antiguo presidente de la Universidad de Harvard y consejero económico de Barack Obama.

Jeff Brenzel hablando sobre la importancia de leer los clásicos. Mi conferencia favorita hasta el momento.

Jeff Brenzel hablando sobre la importancia de leer los clásicos. Mi conferencia favorita hasta el momento.

Advertencia: las conferencias están en inglés. Si no manejas la lengua anglosajona y querías hacer parte del curso, te invito a que hagas un minuto de silencio por aquél profesor de inglés que tuviste en el colegio o Universidad y al que no le pusiste atención.

Espero poder traducir los videos para subirlos, y poco a poco estaré haciendo post con las ideas principales de cada conferencia. Por el momento, anímense a aprender inglés, se están perdiendo del mundo.

No es el "F.U" que estás pensando; es el logo de Floating University

No es el “F.U” que estás pensando; es el logo de Floating University

Advertisements
Posted in Uncategorized | Leave a comment

10 razones para no creer en la democracia colombiana.

5

Se acercan las elecciones presidenciales en Colombia. Los diferentes candidatos bombardean los medios para dar a conocer sus propuestas; el país se prepara para celebrar la fiesta de la democracia. No yo. La democracia colombiana es un sistema en el que hace rato dejé de creer. Les comparto 10 razones.

1. Sistema de elección obsoleto.

El sistema electoral colombiano es altamente manipulable. Papeles en cajas de cartón, donde sólo se cuenta con la buena fe de los jurados electorales en un país donde la corrupción es el pan de cada día. No genera mucha confianza. Ya en varias elecciones del pasado se han presentado escándalos al respecto.

2. Desigualdad de condiciones de los candidatos.

La Constitución dice que cualquier ciudadano mayor de 30 años puede ser candidato a elecciones presidenciales. Sin embargo, la ley 130 de 1994 y la Registraduría Nacional del Estado Civil exigen que los candidatos vengan de un partido con personería jurídica, entre otros requisitos algo difíciles de alcanzar para movimientos emergentes. Esto hace que lo dicho en los artículos 191 y 204 de la Constitución sean solo una bonita falacia, y que los elegibles salgan de los mismos partidos políticos tradicionales y sus mutaciones, es decir, la misma élite histórica.

Por otro lado, la híbrida forma de financiación de las campañas políticas hace que la supuesta democracia se reduzca a un ejercicio de mercadeo, donde quien tiene mayores recursos económicos para vender su imagen tendrá las mayores posibilidades de ser electo. De existir una democracia real, el mismo Estado debería financiar todas las campañas con recursos ecuánimes, limitados, y todos deberían tener la misma exposición de sus propuestas, sin “publicidad política pagada”, que es precisamente eso, pagada. Quien no tiene dinero, no la obtiene.

3

3. La influencia de los medios privados en la política.

Decía Ricardo Sanin en su Facebook que la opinión política de la mayoría de los colombianos es una simple excreción ideológica de Sarmiento Angulo y Ardila Lulle. Los medios más influyentes del país son empresas privadas. La misma naturaleza de las palabras revela lo que muchos en Colombia parecen ignorar: buscan ganancias económicas. No hablamos de democracia aquí, sino de negocios. La campaña sucia contra Gustavo Petro es más que prueba de ello. Los canales tienen negocios con empresas privadas, y muchas presentadoras y periodistas, como Vicky Dávila, están íntimamente relacionadas con altos empresarios del país. Si esos canales se encargan de llevar las campañas y propuestas al público e influenciar su pensamiento, ¿Estaremos hablando de democracia?

Por otro lado, no ha ocurrido la primera vuelta, y ya los medios preguntan por quién votarán en la segunda, si por Santos o Zuluaga. Si nadie ha votado aún ¿Por qué se asegura que la segunda vuelta será entre estos dos candidatos únicamente? Usualmente, esta aseveración nace por los resultados de encuestas. Lo que nunca nadie pregunta es quiénes son los supuestos encuestados, cuándo fueron encuestados, de qué region vienen, qué estudios tienen, ingresos, estrato etc. Son números sin cara. Sin embargo, se usan para influenciar la opinión pública. Nunca me han pedido que participe en una encuesta electoral jamás, ni a nadie a quien haya preguntado ¿y a ustedes?

4. Si votar sirviera para algo estaría prohibido.

En un mundo globalizado, donde la interdependencia de los países y corporaciones es cada vez mayor, y donde empresas privadas son mucho más poderosas e influyentes que naciones enteras, dar libertad de elegir a sus gobernantes a un pueblo puede ser un muy mal negocio. Y más en un país tan extremadamente rico en recursos como Colombia. Un gobernante que quisiera aprovechar esas riquezas para el bien público sería una gran piedra en el zapato para quienes ganan millones de dólares con los recursos del país simplemente teniendo los contactos correctos en los puestos políticos correctos. Colombia tiene dueños, los empresarios , y éstos tienen intereses particulares en que las cosas sigan funcionando como debe ser, es decir, como ellos quieren. ¿Arriesgarse a que suba un presidente electo libremente y desordene los planes y negocios que los dueños ya tenían arreglados? ¡Jamás!

1

5. Una decisión de muchos no implica una decisión correcta.

La mayoría creía que el sol giraba alrededor de la tierra. La mayoría creía que las mujeres sólo existían para tener hijos y servir al hombre. Una mayoría todavía cree que el universo fue creado en 7 días. Otra votó por Álvaro Uribe. La mayoría es altamente manipulable. En un país donde se demuestra una y otra vez que tiene un sistema educativo bastante deficiente, el tercer índice de desigualdad más alto de latinoamérica, y uno de los más altos del mundo, una cultura guerrerista y un volátil comportamiento (Colombia es pasión, eso sí), donde poco se lee, poco se reflexiona, poco se analiza, no se puede esperar que una decisión de una mayoría sea la mejor para el país.

La justicia y los derechos no se dan contando cabezas, sino razones; muchos realmente no tienen los criterios suficientemente elaborados para dar un voto a consciencia. Votan por el que más vieron en televisión, por el que prometió bajar el precio de los servicios públicos, o pan y leche para el pueblo. Una mayoría jamás será consciente si cada uno de sus individuos no lo es. Mientras cada persona no asuma la responsabilidad real de su voto, de lo que implica su decisión, y la tome con afilados y agudos criterios, la democracia no será más que una farsa para disfrazar la demagogia.

6. Espacios reales para el debate limitados u opcionales.

Desde que Uribe se dio cuenta que los debates podían ser una muy mala estrategia de marketing para su campaña de reelección, esta práctica herramienta democrática perdió su impulso. Como se ha visto en los últimos días, a los debates no asisten todos los elegibles. Se toma esta herramienta como opcional y sólo va quien quiere, cuando quiere. Deberían ser de obligatorio cumplimiento.

2

7. Condiciones de votación corruptibles.

No sólo el sistema obsoleto y la falta de criterio hacen que las elecciones sean corruptibles, sino también las condiciones sociales en las cuales se dan. Teniendo unos altísimos índices de pobreza, y una proliferación de distintos grupos armados ilegales que tienen prácticamente el control de algunas partes del país, no es de extrañar que regiones enteras voten por el candidato que estos grupos les obliguen a votar bajo amenaza. Por otra parte, en lugares muy pobres, es típico que se vote por quien, momentáneamente, les supla necesidades básicas mientras hacen campaña. En Chocó, cuenta la leyenda, se les dio un zapato, con la promesa de darles el compañero una vez hubieran votado por el candidato correcto. ¿Donde hay democracia aquí?

4

8. Su Majestad el procurador.

La ya deplorable democracia Colombia ha sido ensombrecida por la medieval presencia del último inquisidor Alejandro Ordoñez. Con su desagradable dejo de superioridad, pasa por encima de todas las instituciones prácticamente con impunidad. Lo casi ilimitado de sus poderes ya ha generado ampolla dentro en distintas esferas políticas, pero aun así, su poder se mantiene. Como con Gustavo Petro, Su Majestad Ordoñez puede pisotear los votantes y la democracia cuando quiera. Con tal figura más allá del bien y del mal, ¿Donde está el supuesto poder del pueblo?

9. Las Fuerzas Militares.

El ejército y la policía son las instituciones que más reciben dinero del producto interno bruto, y son prácticamente un ente autónomo. Su obediencia a un presidente electo reside en un supuesto pacto de honor y respeto a un juramento. Ambos han sido mancillados más de una vez, y nada más que una etérea idea hace creer que respetarían a un nuevo mandatario, en caso que fuera uno no afín a sus inclinaciones guerreristas. Las fuerzas armadas buscan proteger a Dios, la Patria y la Tradición. Y ya sabemos lo que en Colombia eso significa: ultraderecha, ultraderecha, ultraderecha.

10. Los gobiernos no abogan por el orden ni por el bienestar.

Abogan por su orden, y su bienestar. Mas que buscar el bien común de quienes votaron por ellos, y por garantizar el derecho a la oposición de aquellos quienes no lo hicieron, los gobiernos e instituciones en general abogan por, y esperan, una total obediencia por parte de sus súbditos. Un gobierno pone el respeto a la ley por encima del respeto a la justicia. Los derechos a la protesta pasan a un segundo plano; y cuando no son aplastados por la maquinaria de la burocracia, son despedazados a manos del ESMAD, o sicarios. Cientos de ciudadanos, sindicalistas, campesinos, líderes de oposición, indígenas etc., ultrajados o asesinados por fuerzas oficiales y no oficiales son prueba de ello.

Probablemente, un fácilmente indignable lector, acostumbrado a la polarización se levantará señalándome como un mamerto, un terrorista; dirá que abogo por el comunismo y la guerrilla. Nada más lejos de la realidad. No creo que el cambio de color de una bandera provocara ningún cambio, y mis razones seguirían siendo las mismas estuviéramos en un sistema socialista o no. Las condiciones políticas de un grupo social sólo cambiarán cuando cada uno de sus miembros tome las riendas de sus decisiones; cuando cultive en sí mismo una cultura de educación, de autonomía, de información crítica, y de establecimiento de criterios y deberes sólidos, como individuos libres y como parte de una sociedad. De lo contrario, siempre seguiremos siendo la marioneta del siguiente caudillo, mártir o gobierno de turno.

PD: No abogo por el voto en blanco, es inútil.

(imagenes tomadas de búsqueda en google)

 

Posted in Uncategorized | Leave a comment

Opinión: Andrés, Minifaldas e indignación efímera.

andres 2Un escándalo estremece los medios locales y las redes sociales: una mujer de 19 años aparentemente fue violada en el parqueadero del reconocido restaurante Andrés Carne de Res, a las afueras de Bogotá. El prestigio del lugar y las declaraciones que al respecto ha hecho Andrés Jaramillo, dueño del establecimiento han generado una gran polémica e indignación masiva durante los últimos días. Feministas ofendidas y medios preocupados aparentan gran interés por que se haga justicia, y porque se castigue tal acto de violencia contra la mujer.

Todo esto está muy bien. Sin embargo, no deja de llamarme la atención que sea este caso en particular, y no los otros cientos de violencia contra la mujer el que levante los estandartes de la indignación social y mediática del país. Tras este episodio de dramas de sangre azul, queda evidenciado, una vez más, que las noticias relevantes y el crimen en Colombia tienen estrato social. Hay víctimas que valen la pena, victimas que importan, y víctimas que no. Todo el drama mediático alrededor de la supuesta violación en el famoso restaurante obedece a los mismos patrones de la parodia que envolvió al famosísimo caso Colmenares. Esta vez, se genera otro mini drama de una novela mexicana, pero en la vida real: los ricos también lloran. Parece más el argumento de una ficción televisiva que el caso de dos crímenes que deberían ser estudiados y juzgados con la misma seriedad, relevancia y rigor con los cuales se debería investigar cualquier crimen. Y debo resaltar la palabra cualquier, porque infortunadamente no es así.

Si se tratara de un asalto sexual en algún barrio o lugar reprimido del país, donde la víctima fuera una desconocida de casta humilde, la noticia no tendría relevancia alguna, ni escándalo mediatico, social, político etc. Los cientos de casos de este tipo que no generan mayor impacto mediático lo demuestran. Lo que escandaliza no es la violación ni la falta de respeto a la mujer; el drama nace porque ocurrió en un lugar de estrato siete, a una víctima de estrato siete, por un victimario de estrato siete, y con declaraciones justificadoras por un machista de estrato siete. Lo que importa es la clase social del crimen, no la violación.

Lo que se esconde tras este circo es la hipocresía local de nuestro país de castas, donde la sangre y el poder económico son los criterios que identifican la valía de una persona como ser humano. Una versión de las víctimas dignas e indignas de Chomsky y Herman a la colombiana. Tanto tienes, tanto vales, no se puede remediar, dice la canción.

Me pregunto ¿cuántos casos de violación, violencia intrafamiliar, asesinatos, inequidad y demás abusos contra las mujeres no ocurrieron el mismo día que el escándalo en Andrés Carne de Res, y a los cuales no se les presta la más mínima atención, y cuyas víctimas y victimarios permanecerán en a la sombra de la impunidad, con sus traumas y sus crímenes?

andres 4

La indignación nacional sataniza inquisitivamente las torpes declaraciones de Andrés Jaramillo al resaltar la minifalda de la supuesta víctima, sin embargo mira con laxitud y hasta risa los comentarios abusivos y morbosos que escuchan las mujeres diariamente en la calle, o que exista un movimiento político machista,  y tampoco hace nada al saber que ganan menos dinero en los mismos trabajos que hace un hombre. Esto sólo por tomar un ejemplo de los miles que nos ofrece el menú de injusticias en el país, y no sólo de género, sino contra la vida y dignidad de cualquier persona.

Y así, como otras tantas cosas en el país del sagrado corazón, esta violación (si se comprueba que lo fue) pasará pronto a ser otra de la larga lista de anécdotas olvidables tras una indignación barata y efímera. Lista donde ya están las mujeres empaladas , las jóvenes atacadas con ácido , o las niñas violadas por el miembros del Ejército Nacional, por cuyos crímenes ningún congresista se encolerizó y ya nadie dice nada.

Mientras eso ocurre, disfrutemos del reality, y veamos cómo la justicia es eficiente con las víctimas que tienen el dinero suficiente para pagar por ella.

andres 3

Posted in Uncategorized | Leave a comment

¡Y por fin abro un blog!

1

Después de muchos meses de rondar en mi cabeza esta idea, abro mi blog. Por fin venzo mi síndrome de procrastinación crónica, así como el perfeccionismo, y abro las puertas de mi percepción al mundo. Finalmente, es una realidad.

El proyecto nació del deseo de compartir las opiniones, pensamientos, fotografías, reflexiones, lecturas etc., que he acumulado a lo largo de los años. Esta idea creció hasta el punto de convertirse en necesidad, en especial después de mi viaje de tres meses por Latinoamérica. La cantidad de experiencias, personas y lugares que conocí fue tan numerosa e impresionante, que no podía simplemente dejarlos como un recuerdo y una foto para el Facebook. Merecían mucho más que eso. Así que aprovecharé mi gusto por las letras, las ideas y la fotografía para retratarlas; y este blog será el medio por el cual compartiré mis vivencias y pensamientos con ustedes.

2

El blog tratará en su mayor parte sobre lo vivido en el viaje y mi trabajo fotográfico del mismo: escribiré sobre aprendizajes, paisajes, lugares, culturas, reflexiones, tips, etc. Los textos en su mayoría estarán nutridos por las fotografías que tomé durante mi travesía. Sin embargo, viajes y fotografía no serán el único centro de gravedad de este universo que nace. Mi curiosidad y constante deseo por aprender y conocer cosas nuevas darán nacimiento a posts sobre arte, literatura, política, música, otros fotógrafos, etc., incluso a textos literarios (poesía, cuento breve) escritos en el pasado. En pocas palabras, tratará sobre todo lo que venga a mi mente y considere digno de escribir al respecto, o que merezca ser compartido.

3

Y ya que toco el tema de la escritura, confieso que será este espacio una suerte de rehabilitación de estilo. Tras numerosas experiencias universitarias y laborales de investigación en ciencias humanas (sociología, pedagogía, lingüística etc.), en donde la escritura es finamente depurada de cualquier signo de subjetividad, descubrí que quien escribe llega a perder casi completamente su voz en boga de la frialdad de una supuesta “objetividad” investigativa. Esta forma de expresarse puede convertirse en el filtro a través del cual ves, piensas y describes la realidad circundante. Tal fue mi caso.

4

Y tras querer ver y buscar citas al pie de página, nombres de autores, años de publicaciones, argumentos elaborados y estricto racionalismo en todas partes, ya no creo en la objetividad. Abogo sí por una buena elaboración de los conceptos, de los pensamientos; por un estudio juicioso y crítico de las ideas para no caer en el facilismo de la doxa y del lugar común. Pero también valoro la resignificación subjetiva, la imaginación, la creatividad, la reinterpretación tras jugar con las filosofías y los pensamientos. Para eso son. Al fin y al cabo, It’s just a ride! (Bill Hicks, anyone?).

5

“El deber de todas las cosas es ser una felicidad; si no son una felicidad son inútiles o perjudiciales”, escribía Borges. Y el deber de todas las ideas, de las lecturas, de los viajes y las filosofías es ser pensadas, vividas, experimentadas, evolucionadas y aplicadas a todo diario vivir. De otra forma, son sólo vacía acumulación de información.

Bienvenidos.

 

Posted in Uncategorized | Tagged , , , , , | 3 Comments